domingo, 16 de octubre de 2011

Namarië

Bueno, esto es el adiós de mi kerido blog, nunca he sido muy bueno para las despedidas, y creo ke nunca mejoraré en ese aspecto de mi vida, o bueno, espero si mejorarlo xk este mundo está lleno de despedidas, constantes, de la noche, del dia, de las estrellas, de la luna, de gente, de animales ke no son mascotas sino familia, de recuerdos, de todo, y hay ke dejar el chance a los circulos a ke se cierren de buena manera para poder empezar nuevos caminos.
pero eso si, no podria despedirme sin algun texto x lo menos interesante con una buena foto; al despedirme del blog no significa ke deje de publikar, o ke lo vaya a borrar, para nada, el lado oscuro de la noche seguirá siempre en esten espacio virtual donde ha sido su guarida, pero ahora debo seguir otro camino diferente a este ke venido caminando, y para esto esta mi diske nuevo blog El humo Desde la Ventana, donde estaran mis nuevos escritos, al iguial ke las fotos ke tome mientras no encuentro otro lugar mejor para exhibirlas.
antes de terminar esta despedida y empezar con el relato kisiera agradecer a la musa ke ha llegado sin aviso en un buen momento, y sin hacer mucho ha despertado cosas dentro de mi ke las creía dormidas, o muertas, Elena Heredia.(espero te guste el relato)
Y ahora si, con el relato, ke no ke nombre ponerle :


En su terraza nueva se encuentra akel caminante de la luna, con sus ojos bien abiertos, profundos, cafés, fijamente observando el infinito sin despegarlos del punto donde ha encontrado su Aleph, su cabello se bambolea de un lado a otro cubriendo su vista, llenándola de espasmos de oscuridad ke lo acercan aun mas a su secreto, un pekeño muro se levanta ke le sirve de espaldar se levanta metro y medio desde donde está sentado, a 3 pisos del suelo, desde su filo descolorido se ve la amarilla pared ke baja, se convierte en ventana, vuelve a ser pared, otra vez ventana y pared hasta ke finalmente se toka con el suelo, donde se convierte en un gran patio verde donde 2 perros ladran xk lo han visto encaramado en el borde, siguiendo la silueta del piso, se va convirtiendo esta en pared y casas y edificios y ciudad ke se levanta frente a él, ahora con mas altura, coronada finalmente x las montañas ke no lo vieron nacer, pero si ke lo han visto crecer, el cielo se hace enorme desde la punta de la montaña mas alta, profundo y vasto, ke llega a topar el avión ke se cruza en su camino ahi arriba cerca del sol, el cielo parece una paleta interminable de azul hasta ke se topa cabezabajo con el edificio ke se interponía inicialmente con el vacio del aleph en donde se encontraba  absorto, de a poko se van dibujando las ventanas ke lo observan con sus cortinas recogidas, y posa nuevamente la mirada en el punto donde se alla su Aleph.
Ya arriba, da un ligero paso atras.
Y asi empieza un vertiginoso y eterno viaje de segundos en recorrido al cielo ke esta viendo, cayendo a la tierra para llegar a su cielo, buscando abrazarlo con los brazos bien abiertos mientras el viento ke crea su espalda es como un colchón ke debería suavizar ese encuentro brusco con la realidad y el principio del fin.
. . . . . . . . . . . . .
En su tumba no descansan sus huesos, ellos ya están esparcidos al viento

No hay comentarios:

Monólogos de un Payaso

Colores Plasmados