jueves, 6 de agosto de 2009

el doctor no creió saludable el echo de yo viajar lejos de un clima tan propio komo el ekuatoriano, mas aún como el kiteño, al ke mi cuerpo hubiera sentido falta x estar habituado desde pekño, y x esta razón decidió mandar una carta al consul del país lejano, el cual era mi destino, para advertirles ke debería kedarme sentado en estas verdeas antes ke pasar frio en esos inviernos polares

1 comentario:

Dragón Negro dijo...

no jodas parserito, en serio?? ya ves porque odio a los médicos?

que guevada mi hermano, eso esta digno de un cabezaso....

tranqui pana que aqui estaremos en todo caso, sentados en las mismas veredas, aqui entre hermanos-primos-camaradas.
tranqui mi parse avisate cuando hay chance de topar...
no te desilusiones, no existen las coincidencias

Monólogos de un Payaso

Colores Plasmados