viernes, 9 de enero de 2009

El laberinto de la forma


Es cierto, que la mente humana, tiende a enredarlo todo, casi siempre en aras de conseguir mayor conocimiento o mayor claridad en tal o cual cosa. No importa tanto el asunto como la forma que queremos darle ahora.

Todo es movimiento, pero nadie sabe a ciencia cierta donde es que hay que llegar. Entiendo esos momentos de duda como laberintos que tratamos de interpretar usando lo que tenemos mas cerca en cada momento, entiendo ese laberinto como el camino que recorremos en todas direcciones para lograr encontrar una salida a una mayor o mejor perspectiva de las cosas a nuestro criterio.

El laberinto es el tiempo en el que pensamos que hacer o que desear, lo pasamos a veces sentados en un rincón de esos largos pasillos recién inventados, recién creados, decorados con nuestros objetos o diseñados a nuestro modo, nos acostumbramos a ellos y el propio vínculo nos hace difícil romperlos, son sólo un dibujo que podemos llegar a conocer bien y que nos dará el dominio de la situación, mientras no salgamos de ella.

El camino siempre sigue mas allá de las cosas, mas allá incluso de nosotros mismos, mas allá del limite de nuestra comprensión, nada se rompe en el universo, nada muere, solo los límites, se desvanecen como una nube cuando les cambiamos el nombre, porque en definitiva, el laberinto somos nosotros mismos.

Salva Salom Climent.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

...please where can I buy a unicorn?

JuGLaR dijo...

here on the labirynth, or in the moon... or if you wish in the smoke of a cigarette

Monólogos de un Payaso

Colores Plasmados