domingo, 26 de octubre de 2008

kiebran las gotas de noche en mis mejillas
como se atreven en el cielo a no brillar con mi nombre
como buskan pigmentos y células el descolor en mis manos
como desbarato un gran castillo con la mirada en mis zapatos

1 comentario:

Anónimo dijo...

Buen comienzo

Monólogos de un Payaso

Colores Plasmados